miEurovision


Ir al Contenido

10/03/2008 KIOSKO EUROVISIVO - www.laopiniondemalaga.es

´Hundamos Eurovisión´

"Buscaban un representante de "calidad" y optaron por el peor sistema para encontrarlo". Así vio anoche Elías Lacave el programa de elección del representante español en Eurovisión.

ELÍAS LACAVE. MÁLAGA. Con la descalificación de La Casa Azul hemos perdido una oportunidad única en la historia de dar una imagen inteligente, divertida y elegante de la música que se hace en nuestro país. Tampoco es, Eurovisión, el lugar indicado para ello, ni para "demostrar" nada a nadie. Hace tiempo que el certamen se convirtió en un festival del horror, si es que no fue siempre eso, pero por una vez podíamos haber sentido una mínima simpatía por el representante español. TVE competirá finalmente con una 'macarenada' insoportable, merced a la cultura del ránking, la democracia del SMS y la votación mediática. Justo lo contrario de lo que pretendía la cadena.

"Salvemos Eurovisión", así se llamó la iniciativa que puso en marcha TVE para elegir al representante de este año. "TVE quiere replantearse su papel en Eurovisión", dijeron una y mil veces los directivos de la cadena pública. Buscaban un representante de "calidad" y optaron por el peor sistema para encontrarlo. No hace falta recordar la saturación de los servidores en la preselección en Myspace ni la avalancha de votos fraudulentos que hubo que reparar hasta el último momento. Y ¿se imaginan a Emilio Aragón y Andreu Buenafuente regalando móviles entre los amigos de La Sexta con objeto de acaparar el mayor número de votos para el colaborador del 'late-show' de La Sexta? Yo sí. Una burda estrategia publicitaria, en suma.

En TVE no sabían ya qué hacer. En el programa de anoche, que también se llamaba "Salvemos Eurovisión", los invitados hacían una campaña desesperada, indisimulada -desde Boris Izaguirre hasta José Luis Uribarri-, a favor de La Casa Azul, excepto Rosa de España, que se limitó a esbozar, a pesar de la insistencia en que se 'mojara', un previsible y besuguino discurso: "Que gane el mejor, ea". Ahora TVE dice que están muy contentos por la alta participación, pero, más que salvar el festival, lo han hundido hasta el fondo.

Y al fin y al cabo qué más da. Uribarri, mirando a cámara al final del programa, negaba con el dedo y la cabeza como mandándolo todo a la mierda. Hombre, tampoco es para ponerse así. Mirémoslo de otra manera: mejor que la canción de La Casa Azul quede al margen de esta idiotez de consurso, mejor que no acabe quemada del todo. Alegrémonos, en fin, de poder seguir poniéndonos el disco por las mañanas -que es precioso de principio a fin- como si fuera la primera vez que lo escuchamos.


Regresar al contenido | Regresar al menú principal