miEurovision


Ir al Contenido

Belgrado 2008

Belgrado 2008

SERBIA

UN TESORO DESCONOCIDO

Más allá de sus cicatrices bélicas, Serbia rebosa de viñedos, monasterios bizantinos, riqueza gastronómica y belleza paisajística. Y lo más importante: es uno de los pocos destinos europeos todavía no masificado por el turismo.

Texto: Begoña Donat (Revista DEVIAJES Número 98/Junio 2007)


En sus 7.000 años de antigüedad, Belgrado, la capital de Serbia, ha sido conquistada por 40 ejércitos y reconstruida 38 veces, la última, tras el ataque de la Otan en 1999. Sin embargo, aún consta de rincones recoletos, como el distrito bohemio de Skodarlija, cuyas calles adoquinadas se remontan al siglo XIX, el barrio marinero de Zemum y el complejo monárquico, que situado en la Colina de Dedinje, comprende el Palacio Real, de estilo serbio-bizantino, y el Palacio Blanco, de diseño neoclásico (abierto del 2 de Abril al 30 de Octubre de 10.30 a 13.30 h. Reservas en la Organización de Turismo de Belgrado (Tel.00 381 11 63 56 22). Para relajarte puedes optar entre dos islas, la bulliciosa Ada, que dispone de una playa artificial de grava, de acceso libre, donde puedes jugar al voleivol o al minigolf, alquilar bicicletas para recorrerla; y la ecológica Guerra, un lugar donde trinan cien especies de pájaros.

Belgrado reposa en dos caudalosos ríos, el Sava y el Danubio. Y en sus aguas, flotan restaurantes, como la cabaña Stara Koliba (Dusikova, 92. Especialidad, sopa de pescado. Desde 20€), donde comer al ritmo de folk tradicional, y 200 clubes para bailar. Entre los más conocidos se encuentran los contiguos Exile, Freestyler, Sound y Povetarac, situados en barcos anclados en el río Sava en el lado nuevo de la ciudad (entrada libre).

Pero el icono que ilustra todas las postales es la blanca
Fortaleza de Kalemegdan. Consta de canchas de baloncesto donde puedes ver el entrenamiento del Estrella Roja y el Partizan, un arcaico zoo, la Capilla de Santa Viernes, donde reparten vasitos de agua milagrosa, y el Restaurante Kalemegdan Terasa (Tel.00 381 11 328 30 11. Desde 20€), que ofrece vistas excepcionales.

ORO PARECE, PERO NO ES

Para llegar a la región alpina de
Zlatibor, conocida como la montaña de los pinos dorados, tendrás que desviarte hacia el oeste. Te esperan carreteras por campos de cultivos de manzanos, cerezos, perales y albaricoqueros, bosques de densa y oscura vegetación, y pastos salpicados de casitas de tejados rojos y balas cónicas de paja. Muy bucólico.

Fíjate en lo singular que resulta la población de
Uzice, abigarradísima por su situación geográfica, rodeada por cuatro colinas. En la ciudad irrumpen edificios de aire comunista, altísimos, mientras que en una montaña contigua puedes ver una fortaleza amurallada semidestruida.

En el
Cañón de Ovcar y Kablar (antes de llegar a la ciudad de Zlatibor), un ramillete de monasterios ortodoxos sale a tu paso. Son diez en total y fueron erigidos entre los siglos XV y XVI. Su ubicación, alejada de las carreteras, responde al temor de la época que pudieran ser destruidos por el enemigo turco.

Zlatibor se encuentra a 230 km de distancia de Belgrado. Gracias a su clima privilegiado, entre continental y mediterráneo, con más de 200 días de sol al año, la zona que rodea a esta ciudad ha sido un importante enclave turístico desde el siglo XIX. Dos monarcas pusieron de moda la zona entre la aristocracia serbia. En 1983, el rey Alexander Obrenovic decidió hacer un picnic en un riachuelo, y en 1908, Pedro Karadjordjevic, empezó a frecuentar el pueblo de Vodice para ir de merienda con sus amigos.

Ante ti tienes 1.000 km2 de bonitos valles, sinuosos ríos, simas, suaves laderas y frescos arroyos. Para el disfrute en verano hay un lago artificial en la ciudad de
Kraljeve Vode, en el centro de Zlatibor. Y en invierno abre la estación de esquí de Tornik. Los picos de Tornik (1.496m) y Cigota (1.422m) son accesibles para esquiadores de todos los niveles. Puedes obtener más información en la Oficina de Turismo de Zlatibor (Naselje Jezero, Zlatibor. Tel.00 381 31 84 16 46. Dirección de email: toz@ptt.yu ).


OCIO BAJO TIERRA

Durante el bombardeo de Belgrado por la OTAN en el ocaso del pasado siglo, los jóvenes se las ingeniaron para mantener sus hábitos nocturnos. De entonces perviven curiosos locales subterráneos, como
Aur (Despota Stefana 7, 1), una terraza-sótano donde puedes leer, asistir a conciertos, teatro y cine, Ben Akiba (Nusiceva, 8, 1), frecuentado por las estrellas de baloncesto, L'Idiot (Dalmatinska, 13), atestado y moderno, y Anderground (Pariska, 1), donde se rodaron escenas de la película Underground, de Kusturica.

HACIA EL SUR: Visita Bodegas, La Casa de Rey Pedro, y Montañas Doradas.

Desde Belgrado, dirígete hacia el sur por la E-75. A 80 Km de la capital, en la E-763, se encuentra la ciudad de
Topola. Haz una parada en la Colina de Oplenac, en la Iglesia de San Jorge, que cuenta con mausoleo en mármol blanco de la dinastía Karadjordjevic, construido en 1911. Fíjate en sus cinco cúpulas y en los mosaicos: son copias de los frescos bíblicos más bellos de los monasterios medievales serbios, realizados en más de 15.000 colores. Una vez en Topola, merece la pena hacer una incursión en el recinto de la llamada Ciudad de Karadjordje, edificada entre 1911 y 1913. Aquí accederás a la Casa de Pedro, una galería que exhibe pertenencias personales del rey Pedro, líder de la primera revuelta contra los turcos, y armas del alzamiento.

En Serbia se producen mejores vinos blancos que tintos. El caldo más selecto del país se elabora en la
bodega Alek-Sandrovic del pueblo Vinca (Tel.381 34 82 61 38. www.podrumaleksandrovic.co.yu ). Su nombre es Triumph (25€ la botella). La combinación original contiene sauvignon blanc, un chardonnay y riesling.

Para visitar estos tres recintos hazte con el bono de la
Fundación del Rey Pedro I. Por sólo 2€ tendrás acceso a la iglesia de San Jorge, La Casa de Pedro, la ciudad de Karadjordje y la casa de la Viticultura.

Para comer, vete al restaurante
Jezero (Carretera de Belgrado, Topola. Tel.381 34 81 15 28. Entre 3 y 7€) y pide un escalope Karadjordje, que se sirve con salsa tártara.



SABOREA EL AMBIENTE RURAL

En esta misma región de Zlatibor, los pueblos
Sirogojno y Gostilje están más volcados en el turismo rural. Toma la carretera que atraviesa Rudine y Rozanstvo para llegar a Sirogojno. Una vez aquí, no te pierdas el Museo Staro Selo (Tel.00 381 31 80 22 91. www.sirogojno.org.yu ), una muestra de arquitectura histórica al aire libre. La aldea está formada por medio centenar de casas tradicionales y auténticas, tomadas de los pueblos de la región y reconstruidas. Consta de dos haciendas completas, depósitos lácteos , de trigo y de maíz, restaurante (15€) y sala de congresos en la cabaña de mayor tamaño. Entre los recuerdos que puedes adquirir hay mobiliario y utensilios de madera, vajillas de barro, turrones, hierbas medicinales para infusiones, velas de cera y slatzo, un almíbar más dulce que la mermelada donde la fruta está entera, que se sirve junto a un vasito de aguardiente al llegar a casa.

Un poquito más al sur se encuentra
Gostilje, un lugar muy agradable, un lujo. Aquí, además del sonido del agua de su famosa catarata, no escucharas más que el silencio. Cuenta con cincuenta casas de alquiler con licencia.


VIAJA AL PASADO

Retrocede a los años veinte en el tren de vapor
Sargan 8. Al norte de Zlatibor se encuentran las vías reconstruidas de la locomotora número 82, reactivada para emprender diariamente un recorrido turístico de 13,5 km que atraviesa veinte túneles (salidas diarias a las 10.30 h desde Mokra Gora. www.turizamuzica.org.yu 6€). El trayecto de este tren cremallera une las localidades de Uice y Visegrad a lo largo de la Cordillera de Sagran, entre la localidad de Tara, fronteriza con Bosnia, y la ciudad de Zlatibor. No te asustes si durante el viaje te parece que otro tren viene directo a colisionar frontalmente; es una ilusión óptica. La línea dibuja un ocho en su trayecto para ascender las montañas y superar la pronunciada pendiente.

La atmósfera de cuento del paisaje que se respira en esta zona conquistó al director
Emir Kusturica durante el rodaje de El tiempo de los milagros. Así que decidió edificar su propia ciudad, la actual Drvengrad (ciudad de madera). El director bosnio ha construido todo un pueblo en la cima de la Colina de Mecavnik ( www.kustu.org.yu). Puedes callejear por la recoleta aldea para admirar las bonitas fachadas de madera y visitar la Galería de Arte Comtemporáneo , el Museo Etnográfico, la modesta y puntiaguda Iglesia de Santo Sava y la Casa de Kusturica, hecha a partir de retales de cabañas campesinas, y donde a menudo hay proyecciones de cine. Puedes comer en el restaurante que hay al aire libre y probar un delicioso té en el bar. Si quieres llevarte un recuerdo, elige entre gruesas prendas de lana, botas de agua y unos colgantes de pasta de colores que en este lugar los novios regalan a sus novias.


NOVI SAD, ¡QUÉ BELLA!



Novi Sad es una joya barroca, rica en museos, galerías de arte y teatros. La espina dorsal de la denominada Atenas Serbia la conforman las calles Jovina y Danubio, reconstruidas tras el bombardeo de 1848, elegidas por los habitantes como su zona de paseo favorita. Callejea también por la Calle Dunavska, donde desfilarán ante tus ojos una sucesión de bellas casas del siglo XIX. En el número 10 se encuentra la librería artesana Ivkovic (Tel.00 381 21 521 461. www.bookbinding.co.yu), de más de 200 años de antigüedad. Aquí puedes encuadernar en cuero tu libro preferido.

Para ver una de las mejores panorámicas de esta ciudad, dirígete a la terraza frente al Pabellón de los Oficiales en la
Fortaleza de Petrovaradin (entrada libre). Esta construcción consta de galerías de arte, restaurantes y 16 km de túneles y pasadizos subterráneos. En sus explanadas se celebra en julio el festival de música más importante de los países del Este, Exit, que para cada edición cuenta en sus carteles con las primeras figuras mundiales de la canción ( www.exitfest.or)


SERBIA - VIÑAS Y MONASTERIOS



Si desde Belgrado planeas una excursión hacia el norte, toma la E-75 en dirección a Novi Sad, capital de la provincia autónoma de Vojvodina. Por el camino atravesarás el Parque Nacional de Fruska Gora, donde quedan 17 de los 35 monasterios erigidos durante la ocupación otomana. Comprobarás que no es casualidad que Fruska Gora sea conocida como la Montaña Sagrada de Serbia.

Dirígete al
Monasterio Ortodoxo de Krusedol (entrada libre, horario en función de los servicios religiosos). Es el mausoleo de la dinastía Obrenovic. Fue construido entre 1509 y 1516 bajo la influencia dalmática e italiana. Después ha sido objeto de muchas devastaciones por turcos y austríacos, pero todavía mantiene retablos y frescos de gran belleza.

En tu recorrido vas a ver grandes extensiones de viñedos. La región de
Srem, al norte de Vojvodina, es una de las áreas más añejas de producción vitivinícola. Las primeras viñas fueron plantadas por los romanos en el siglo III en las colinas del Monte Fruska Gora por el emperador Marco Aurelio, nacido en la zona.

Cuentan que los vinos de aquí se bebían en la corte inglesa, y que incluso un vermú famoso de Srem, el Bermet, se ofrecía en la carta del Titanic. Para degustar este licor, macerado en veinte hierbas y especias diferentes, visita la
Bodega Dulka (Postanska, 8. Sremski Karlovci. (Tel.00 381 21 88 17 97), o acude al Restaurante Sremski Kutak (Dunavska, 5. Sremski Karlovci. Tel.00 381 21 88 23 43) y acompáñalo de la tarta de manzana local. ¡Deliciosa!


SERBIA - Un bosque tropical



El
Parque Natural de Tara hace frontera con Bosnia. La montaña es refugio de más de 150 especies de pájaros y árboles, entre los que destaca el Picea Omorika, la reina de las especies endémicas de Europa. Osos y lobos se esconden en la frondosa vegetación de coníferas; jabalíes, zorros, tejones y codornices asoman el hocico o el pico entre sus robles, abedules, fresnos y tilos. Tara adquirió estatus de Parque Nacional en 1981. A través de sus cuatro cañones, puedes montar a caballo y bicicleta de montaña. En los lagos de Perurac y Zaovine elige entre pasar unas horas de pesca, nadar o navegar. Información en la Oficina de Turismo: office@ara.org.yu . Pero si quieres vivir una experiencia atípica, adéntrate en el Bosque Tropical Gorusica, una selva de frondosa y rara vegetación, única en Europa….donde llueve todo el año.


SERBIA - Nuestra guía


CÓMO LLEGAR

No hay vuelos directos, pero
Alitalia (Tel.902 100 323), Lufthansa (Tel.902 22 01 01) y Air France (Tel.902 014 874) vuelan a Belgrado previa escala. Czech Airlines (Tel.91 542 61 66) tiene tarifa desde Madrid por 145€, vía Praga.

CUANDO IR

Serbia tiene un clima continental, con temperaturas extremas en verano e invierno, así que es preferible ir en primavera o en otoño. Durante esta última estación se disfruta de periodos calurosos conocidos como verano
miholjsko.

MONEDA

La moneda local es el dinar serbio. 1€ equivale a 80 CSD.

COMO MOVERSE

En Belgrado no hay metro, pero funcionan trolebuses de colores. Billete: 0,30€.

La opción más cómoda es realizar la ruta que te proponemos en coche. Belgrado está conectada con las principales ciudades del país por autovías. En el aeropuerto puedes alquilar un vehículo en varias agencias, como
Vip (Tel.00 381 11 690 107), Hertz (Tel.00 381 11 600 634), o Budget (Tel.00 381 11 137 703). Precios: de 35 a 40€ por un mes de alquiler.

De abril a octubre funciona un tren antiguo de carbón llamado
Romántica, que conecta Belgrado con otros puntos del país, según eventos o ferias.

DÓNDE DORMIR

En Belgrado:

Balkan Hotel (Prizrenska, 2 Tel.00 381 11 36 36 000. www.balkanhotel.net ). Situado en pleno corazón de la ciudad, a poca distancia de la calle peatonal Mihajlo, donde están la Academia de las Ciencias y de las Artes, los centros culturales de Francia, Italia y Alemania y el Instituto Cervantes. Desde 150€, desayuno incluido.

Le Petite Piaf (Skadarska, 34 Tel.00 381 11 303 58 58. www.petitpiaf.com ). Hotel escondido en el barrio bohemio con terraza propia sobre la plazoleta empedrada. Desde 260€, desayuno incluido.

En Sremski Karlovci:

Hotel Boem (Branka Radicevica, 7 Tel.00 381 21 881 038). Localizado en el centro de esta pintoresca ciudad barroca. Desde 34€, desayuno incluido.

En Topola:

Hotel Oplenac (Tel.00381 34 81 14 30). Puede ser un buen campamento base para organizar una ruta por las bodegas de la zona, conocida por haber sido la elegida por los reyes Pedro y Alejandro Karadjodjevic para cultivar sus viñedos. Desde 19€.

En Novi Sad:

Hotel Vojvodina (Plaza Slobode, 2 Tel.00 381 21 62 21 22). Atesora 150 años de historia y 40 metros de fachada. En sus inmediaciones encontrarás los principales edificios históricos urbanos, el Ayuntamiento, la iglesia católica de Santa María… Desde 34€, desayuno incluido.

En Sirogojno:

Etnoaldea Staro Selo (Tel.00 381 31 80 22 9). Cabañas de madera originales de la región Zlatibor con el interior adaptado. Desde 50€ la casa completa, con desayuno.

En Zlatibor:

Estacionar Hotel (Tel.00 381 11 24 53 678). Conocido como El Instituto, ya que acoge pacientes con trastornos tiroideos. Media pensión desde 26€.


PÁGINAS WEB
www.serbia-tourism.org

MÁS INFORMACIÓN

Embajada de Serbia, Velázquez 162. 28002, Madrid
Tel.91 563 50 45
www.embajada-serbia.es/turismo.html


Regresar al contenido | Regresar al menú principal